La cárcel


El frío carcome mis huesos
los barrotes están respirando
de pequeños verdes reflejos.

Aprieta mi piel mi respirar corto
mis manos escapan de mis pensamientos
cogen un nuevo pensar o un sueño.

Eres la libertad que marcó
las dulces sonrisas en mi rostro
y se van en el calabozo.

Caen mis cabellos al amarrarlos 
en mis manos manchadas de tus podridos
chillidos vacíos a pesar de oírlos.

Me sigue la sombra del cuerpo
perdido en ladrillos sin color
fuera de mi débil respiro.

Mis labios sienten el recuerdo
de gotas de lluvia corriendo mi cuerpo
Mis labios sienten su recuerdo.

Caerán los pedazos desechos
perdido en el nombre del hombre
en el mito de tan solo un cuento.

Comentarios

  1. Que lindo poema Sandra, se nota mucho tu carrera de periodista en la forma de escribir, aunque la carrera quizas sea lo de menos, solo el que encuentra el conocimiento, a traves de seminarios, cursos,seminarios, nos ayuda a encontrar el porque y el para que estamos en la vida, un saludo

    ResponderEliminar
  2. de hecho aún tengo interés en seguir aprendiendo y ver qué sería lo mejor para mí de realizar como maestría. Quiero hacer realidad un proyecto, el cual debo de definir a fines de este año. GRACIAS POR LEER.

    ResponderEliminar
  3. Belo poema... de uma singeleza e sensibilidade comovente a expressar um translúcido sentir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sociedad Peruana de Poetas abre convocatoria para nuevo libro

¿Cómo conseguir "Peregrinaje de amor" en pdf?