Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

LUZ

Imagen
Esta vez no compartiré una poesía, sino les contaré sobre un poeta y gran amigo Gustavo Espejo Landauro, quién ha publicado su poemario titulado "Luz" y me ha sorprendido por la gran sensibilidad para construir un mundo con palabras. En su poemario, habla de  amor hacia una mujer. Me encantaron todos sus poemas, pero el que más me llegó al alma fue "La copa del beso":
Ven. bebamos un vaso lleno de tu boca con sabor a beso y caricia
Ven: tomemos ese beso tan agradable  como la tarde en el campo,  tan hermoso como un amanecer andino,  tan exótico como una noche en París. Este es solo un fragmento de los tantos versos que invita el poeta a embriagarnos. Su musa es una mujer y la pasión que lo embriaga es el amor. Todo hombre que se ha enamorado debe de leer este poemario porque explica en poesía la rabia que sienten de haber conocido a alguien que adoran tanto. 

Libro de poemas : Peregrinaje de amor

Imagen
Amigos y amigas les saludo esta vez para comunicarles que salió mi libro de poesía "Peregrinaje de Amor".
Próximamente se dará a conocer el lugar, día y hora de la presentación. Por el momento, si están interesados en conocer 21 poemas inéditos deben de escribirme a siemprescribiendo@gmail.com.


Disfrutar el día como la noche con lo bueno y lo malo...eso es la vida

El Corazón Sano

Imagen
Tengo el corazón en las manos más fuerte y mucho más sano Tengo una timidez fría en el rostro si te piensa, más te llaman mis labios.
Las palabras del querer pesan sobre mi piel lo puedo tocar sobre mi boca por comer de tu falsa miel.
Ayer, verdugo de serias penas
que abrieron mi alma ensangrentada
hoy, las risas curaron
los pensamientos ocultos en la luna negra.
Nuevo día iluminado por la luna Un cualquiera con un corcel  Una niña con cuerpo de mujer Ilusiones de carne y hueso que la suerte no me regaló.

La vida sencilla huye del alcance
errante justicia que reclaman
se pierde en el viento.

El deseo se sonroja ante dichos de papel
la piel oculta las rosas más hermosas
el corazón se entrega en mis manos
por la locura o por la fe.