Desilusión


Decía hermosa es mi vida
Nada me puede mojar las mejillas.

Cuando espíritu de niña
Soñaba con Dios.

Apareciste sin presentación
Y arruinaste mi vida.

Saboteaste mi alma
Mis ganas de vivir
Y ahora tú me enjuicias
Interrogando si soy falsa.

Desconfié
Nunca fui feliz
Solo Dios era testigo
Y los que vivían conmigo.

El por qué
Porque solo
La verdad digo
La verdad le hirió.

El hombre me ofendió
Ese hombre no cambiará

Lo conozco
Lo llamaba, Papá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La edad y las mujeres

Tú no me enamoras

Comienzo de un nuevo año y poema